Laboratorio de Reproduccíon Asistida

Inseminación artificial

La inseminación artificial es una técnica de reproducción que consiste en depositar espermatozoides móviles y en alta concentración, de una forma no natural, en la cavidad uterina a las 36 horas aproximadamente de la ovulación inducida. La finalidad de este procedimiento es disminuir la distancia que deben recorrer los espermatozoides para llegar a fecundar al óvulo. Las condiciones necesarias para esta técnica es al menos una trompa permeable en la mujer, y recuento de espermatozoides móviles por mililitro mayor a 5 millones con una movilidad mayor al 30%.

Si bien la inseminación artificial puede hacerse en un ciclo natural, en general se realiza una estimulación moderada del ovario con hormonas que permiten el crecimiento de 1 ó 2 folículos. Mediante monitoreo ecográfico se determina el día de aplicación de una hormona que asegura la maduración final y ovulación. De esta manera se programa la inseminación con la muestra de semen previamente procesada en el laboratorio, la cual es colocada en una cánula que luego es introducida dentro del útero. Las posibilidades de éxito con este tratamiento varían del 15 al 20% por intento.

INDICACIONES:

Con semen homólogo (semen de la pareja): factor masculino leve o moderado, hombres con HIV o hepatitis B o C, disfunciones ovulatorias, factor cervical, endometriosis leve, esterilidad de causa inmunológica, esterilidad sin causa aparente (ESCA). Con semen heterólogo (semen de donante): factor masculino severo, enfermedades genéticas de origen masculino, mujeres solas u homosexuales.

Tratamiento de Alta Complejidad

La fecundación In Vitro es la unión del óvulo con un espermatozoide en el laboratorio de embriología, de forma externa, con el fin de obtener un número mayor de embriones disponibles para seleccionar y transferir al útero materno.

El procedimiento se puede dividir en varios pasos que son realizados una vez que la pareja ha sido evaluada por el profesional a cargo:

• Estimulación ovárica: de acuerdo a la evaluación previa, se procede a hiper estimular al ovario en forma controlada mediante el uso de gonadotrofias, que son hormonas que inducen la formación de un mayor número de folículos en el ovario, los cuales en su mayoría contienen un ovocito. De esta manera, se incrementa la posibilidad de obtener un mayor número de embriones a la hora de transferirlos al útero, si bien no todos los ovocitos podrán ser utilizados debido a su madurez, y no todos los embriones serán de muy buena calidad. Este procedimiento dura alrededor de 10-20 días en función al protocolo utilizado, período en el cual se realizan ecografías para el seguimiento y la determinación del momento en el que los folículos han alcanzado el tamaño adecuado y en ese momento se debe aplicar otra hormona (hCG) para la maduración final de los mismos y se programa la aspiración folicular.

• Aspiración folicular: la aspiración folicular se realiza a través de una punción ovárica externa. Esta punción se realiza en quirófano, bajo sedación, por vía vaginal guiada por ecografía a través de una aguja fina conectada a un sistema de presión negativa que permite la aspiración de los folículos. El procedimiento dura alrededor de 15 minutos y es ambulatorio.

• Inseminación de los ovocitos: esto puede realizarse mediante dos protocolos en el laboratorio: FIV (Fertilización In vitro convencional) o ICSI (Inyección Intracitoplasmática del Espermatozoide) dependiendo de las causas de infertilidad de la pareja. Ambas técnicas proponen un lugar de encuentro de las gametas en forma externa, que ayuda a la fertilización. La técnica de FIV consiste en colocar el ovocito en una placa de cultivo rodeado de espermatozoides de manera que alguno penetre en su interior y logre la fecundación, mientras que la técnica de ICSI consiste en introducir un espermatozoide previamente seleccionado dentro del ovocito mediante una fina pipeta.

• Cultivo embrionario y transferencia: Una vez evaluada la fecundación al día siguiente, los embriones resultantes serán observados en el laboratorio para poder ser clasificados según su morfología y capacidad de división. De esta manera se podrán determinar los embriones con mayor potencial para transferir, y en caso de obtener buenos embriones extras determinar aquellos que pueden ser criopreservados para un futuro intento. La transferencia es realizada por vía vaginal y con monitoreo ecográfico, utilizando un catéter muy fino especialmente diseñado para depositar los embriones dentro de la cavidad uterina; este procedimiento es indoloro y no necesita de sedación.

La prueba de embarazo se realiza 12-15 días luego de la transferencia embrionaria. Las probabilidades de embarazo con éstas técnicas oscilan entre el 30 al 35%, existiendo diferencias en más o menos de acuerdo a los factores alterados en cada pareja, los años de esterilidad y la edad biológica de los óvulos en la mujer. Los porcentajes de complicaciones son bajos, pero pueden ocurrir. El síndrome de hiper estimulación ovárica, embarazo múltiple que se puede controlar con el número de embriones que se transfieren, complicaciones asociadas al recupero de los óvulos. El aborto y el embarazo ectópico pueden presentarse con una probabilidad similar a la referida en la gestación natural.

Preservación de la Fertilidad

Dentro de las técnicas utilizadas para preservar la fertilidad de la mujer, la vitrificación de ovocitos ha demostrado obtener buenos resultados. Se indica en mujeres que deseen postergar su maternidad por diferentes causas, pacientes oncológicas jóvenes o en edad reproductiva que van a recibir quimio o radioterapia, pacientes que reciben citotóxicos, como en el caso de enfermedades autoinmunes, pacientes con antecedentes familiares de menopausia precoz. La ventaja de la vitrificación es que permite posponer la capacidad reproductiva de una mujer sin que sus ovocitos “envejezcan”.

Columnas de Anexina

Se denomina Fragmentación de ADN espermático, a la ruptura de la cadena de ADN que contiene al material genético dentro del espermatozoide. Se considera que la presencia de una elevada cantidad de espermatozoides con ésta fragmentación, tiene un impacto negativo en los resultados de reproducción asistida. Con la finalidad de separar aquellos espermatozoides con ADN fragmentado de los que no lo tienen, se han desarrollado técnicas de separación espermática específicas. La exposición de una señal en los espermatozoides afectados, es una propiedad que sirve para poder detectarlos y separarlos, ya que estas señales se adhieren a la Anexina V presente en microesferas metálicas, las cuales son retenidas cuando los espermatozoides con estos complejos adheridos, son pasados por una columna inmantada. La indicación para la realización de la técnica de Columnas de Anexina V es poseer un estudio diagnóstico de TUNEL y/o caspasa-3 activa alterado. Se realiza el diagnóstico generalmente en pacientes mayores de 45 años, pacientes con Krüger (morfología espermática) alterado, con astenozoospermia severa, varicocele, que han realizado quimio y radioterapia, o que tienen mala calidad embrionaria en ciclos previos o abortos a repetición.